miércoles, 27 de agosto de 2014

Julio de la A a la Z (lecturas de infancia y adolescencia)

Para Julio lirios, amapolas y un buen puñado
de libros.
Como veis en el título, este De la A a la Z va a ser algo especial.
La idea de dedicarlo a esos libros que me marcaron durante la infancia y la adolescencia surgió mientras fisgoneaba por las estanterías de casa de mis padres. Esa es una de las cosas que más me gusta hacer cada vez que vuelvo a Alicante.
Casi sin quererlo, mi atención siempre recae en esos libros que tan importantes fueron para mi en el camino hacia la edad adulta. A ellos recurrí  una y otra vez, y de una forma u otra me enseñaron,  me entretuvieron y me cautivaron.
Como veréis no son lecturas muy singulares. Estoy segura de que coincidiremos en una gran mayoría  de autores y que muchos de sus personajes también os acompañaron en vuestras primeras lecturas.
¡Aquí van los elegidos y ya me diréis en cuales coincidimos! 

La A va sin duda alguna para Antoine de Saint-Exupéry. El principito creció conmigo, año tras año, y pasó de ser una simple aventura a  toda una lección de vida.
Mini edición de Beatrix Potter y algunos de mis preferidos
de los Cinco.
B de Beatrix Potter. Recuerdo perfectamente pasarme horas y horas con la pequeña cajita que guardaba la edición en miniatura de sus cuentos. Mis padres, no tuvieron más remedio que comprarme una edición un poco más grande para poder disfrutar de Perico el conejo, la Oca Carlota o la Señora Bigarilla. Hoy los guardo como un tesoro.
C de Los Cinco, ¡como podían faltar! Tenía toda la colección, algunos heredados de mi madre, gastados y algo amarillentos, y otros bien blanquitos y relucientes. Como olvidar Villa Kirrin, las excursiones y misterios, y sobre todo esas meriendas tan exóticas a base de cerveza y pastel de jengibre :)
D por mi Diccionario Gigante y todos los libros de Richard Scarry. ¡Que enormes eran sus libros y lo mucho que aprendí con ellos! Vocabulario, los números, geografía...
Lecturas felices de la infancia.
La E va por Michael Ende y sus libros. Momo me encantaba, pero La historia interminable… ¡Que maravilla! Todavía hoy me entusiasmo al imaginar que cruzo el umbral de la librería del señor Koreander.
La F va por uno de los libros más bonitos que tendré en la vida, El lenguaje de las flores de Sheila Pickles.  Recordaré toda mi vida cuando me lo compró mi madre. ¡Era tan bonito, con sus ilustraciones de cuadros victorianos y su perfume de violeta! Las leyendas y mitos asociados a cada flor hicieron de mi una apasionada de la mitología y también de la botánica.
G de Vasili Grossman y su impresionante Vida y destino. No recuerdo cuanto tiempo tardé en leerlo, lo que si recuerdo perfectamente es que estaba en segundo de bachiller y por primera vez una lectura me paralizó ante el horror que narraba. Lloré amargamente pero también afianzó mi deseo de ser historiadora.
"Todo lo que vive es irrepetible. Es inconcebible que dos seres humanos, dos arbustos de rosas silvestres sean idénticos… La vida se extingue allí donde existe el empeño de borrar las diferencias y las particularidades por la vía de la violencia". 
Por favor, no temáis leer este libro y dadle una oportunidad.
Aventura en la América colonial y un pedacito de delicadeza
victoriana.
H por Harry Potter. Tenía 12 años cuando conocí a Harry. Mi amiga Alma, a la que solo veía durante las vacaciones porque vivía en Madrid, me lo descubrió durante el verano. Nos contó a todo el grupito de amigos tantas maravillas del libro que no podíamos esperar a leerlo.  Cuando llegó septiembre y por fin descubrí Hogwarts tuve que darle la razón. ¡Por que yo tenía que ser una simple muggle! Mundo cruel :)
I por La isla del Tesoro. Madre mía la de veces que desee durante la infancia navegar junto a Jim Hawkins a bordo de la Hispaniola y tener al hombro un Capitán Flint particular  gritando "¡Doblones! ¡Doblones!".
Tres tesoros. Harry Potter
y el prisionero de Azkaban es mi tomo favorito :)
J de Tove Jansson. Ya os hablé de lo mucho que me gustan Los mumins, su caserón, Manrico y su armónica, el profundo amor que sienten hacia la naturaleza…
K lamentablemente la k ha quedado huérfana :( 
L por La sombra del viento. No podría hacerle justicia a la huella que dejó en mi esta lectura. Que homenaje a los libros y a Barcelona, esa ciudad que tanto quiero.
La M va dedicada a Machado y a sus Campos de Castilla. Sus versos mecieron mi infancia y siempre sonarán en mi cabeza a través de la voz de mi madre: "Soñé que tu me llevabas
por una blanca vereda..."
N por El nombre de la rosa. Otro libro que leí una y otra vez en aquella época. Que mezcla de intriga, miedo y enseñanzas gracias al gran Guillermo de Baskerville
Ejemplar de juventud de
mi madre que yo heredé.
O por La odisea. Todo empezó con una edición adaptada e ilustrada. Ahí nació mi obsesión por las sirenas y la mitología clásica.
P por Los pilares de la tierra. Otra lectura que me hizo enamorarme aún más de la Edad Media. Era mi periodo histórico favorito y este libro tenía todos los ingredientes para conquistarme. No he vuelto a leerlo y creo que jamás lo haré para conservar la emoción que despertó en mi por aquel entonces.
Q de Alberto Vázquez Figueroa. Que os puedo decir de él. He leído, sino todos, la mayoría se sus libros, y ¡los he disfrutado tanto! Bora, Bora y los navegantes polinesios, Piratas y Negreros, y por encima de todos la saga de Cienfuegos ¡palabras mayores! 
R por Roald Dahl. Por haberme regalado a Charlie y sobre todo a Matilda. ¡Como la compadecía por tener semejantes padres y como me identificaba con ella cada vez que iba a la biblioteca!
Trio de protagonistas masculinos de los que me enamoré.
S por Susan King, la autora que marcó mi época romántica. ¡Como me gustaban sus romances medievales! Si pudieseis echar un vistazo a mis ejemplares, veriais enseguida cual era mi favorito; que perjudicado quedo Espina negra con tanta relectura :)
la T va sin ningún titubeo por Tolkien. Un descubrimiento inesperado que se convirtió en la gran pasión de mi adolescencia. El Hobbit, el Silmarillion, el Bestiario  y sobre todo El señor de los Anillos. Lo que daría por perderme en la Tierra media como aquella primera vez. 
U de Suite francesa de Irene Nemirovsky. Al igual que Vida y destino fue una de las primeras lecturas que me adentraron plenamente en el mundo adulto, en nuestra Historia, en su crueldad y en su belleza. 
la V aunque no guarde ninguna relación se la atribuyo a Rebeca de Daphne du Maurier. Porque me enamoré de Manderley, de su atmósfera y sobre todo de su dueño. ¡Ay Max de Winter!
La preciosa edición de el Señor de
los anillos ilustrada por Alan Lee.
W por Walt Whitman y su libros Hojas de hierba. Llegué a él gracias a Antonio, el mejor profesor de literatura que pude desear. El me descubrió muchos tesoros, y sin duda Whitman esta entre los más queridos. Con su barba blanca y su mirada limpia, fue para mi fuente de inspiración, maestro y compañero de camino.
"Soy un vagabundo en un viaje perpetuo,
mis señas son un impermeable, buenos zapatos y un
bastón cortado en el bosque…"
X por la eXperiencia de vivir en un castillo y conocer a Cassandra Mortmain. El castillo soñado de Dodie Smith fue otra de esas lecturas que siempre tenía bien a mano. Yo también quería tener una torre semiderruida y un pretendiente como Stephen. Al igual que Cassandra también aspiraba a ser escritora; y aunque nunca le perdoné que no correspondiese a Stephen, ella también se convirtió en una heroína de mi adolescencia.
¡Que de veces los he leído!
Y por Marmalade boy. Si, una serie que nos marcó a mis amigas y a mi de por vida. ¿Es posible enamorarse de un dibujo animado? Ay, amigos me temo que si. Que ganas de llegar a casa por las tardes después del colegio para ver nuestro "culebrón" particular.
Cuando nos enteramos que estaba basada en un manga, nos faltó tiempo para ir a comprarlo. Que nostalgia ver el precio indicado en pesetas :)
y por último Z de Lanzarote de Rosalind Miles uno de tantos libros de temática artúrica que devoré en aquella época. Que locura tenía yo con Lanzarote, Ginebra, Morgana y las leyendas de Avalon :)

¡Y hasta aquí los elegidos! Como veis no aparecen en esta lista las que considero mis más preciadas lecturas y heroínas: Jo March, Jane Eyre, Anne Shirley o las creaciones de Jane Austen…Para ver esta recopilación os invito a visitar este post del verano pasado. ¡Como  iban a faltar todas ellas entre "mis elegidos" :)

Un beso grande a todos y muy felices lecturas, ya sean nuevas o viejas conocidas.
El señor Koreander también os invita a disfrutar de vuestras lecturas.