miércoles, 14 de agosto de 2013

Stupendous blog! Eligiendo libros y películas...

Con lo que me gusta hacer
listas :)
De nuevo redoble de tambores, serpentinas y confeti...A book a day tiene dos nuevas nominaciones a un premio! 
Esta vez se trata del Stupendous blog y viene de la mano de dos blogueras muy queridas, Eloise de ¡Fantastic Miss Eloise y Polly de Pluma, espada y varita

De verdad muchísimas gracias a las dos! Me ha encantado recibir esta nominación y sobre todo conoceros un poco más gracias a las preguntas y respuestas que esconde.

Y es que el premio viene con misión incluida: elegir siete de tus novelas y películas favoritas. Menos mal que son siete y no menos porque con todas los que tengo iba a ser difícil elegir.
Siempre que hago listas tengo la impresión de dejar grandes opciones en el tintero y ahora que se trata de elegir libros y películas la impresión se multiplica.
Como me voy a dejar muchos fuera y aún tengo montones de libros por descubrir,  esta lista podrá ser ampliada considerablemente en los años venideros.


Siete libros
Norte y Sur de Elizabeth Gaskell

Elizabeth Gaskell no podía faltar. Leerla es sentirme en paz, dispuesta a dejarme llevar a donde Elizabeth quiera. Cualquier momento es bueno para conocer las tragedias y las alegrías de personajes totalmente humanos y cercanos. Personajes cuyas historias son retazos de vida maravillosamente narrada. Elegir una de sus novelas es harto difícil (sobretodo entre Norte y Sur y Esposas e hijas), pero al final me quedo con la historia de amor de Margaret y Thornton. Este último tiene mucho que ver en mi elección, y es que su evolución a lo largo de la novela me cautivó hasta el punto de convertirlo en uno de mis personajes masculinos favoritos. 
Amor, dolor, injusticias, solidaridad... Norte y Sur es una historia redonda que afortunadamente Elizabeth Gaskell (a diferencia de la preciosa Esposas e hijas) pudo terminar.

La palabra heredada de Eudora Welty

Tras este precioso título se esconden las memorias literarias de una autora excepcional, Eudora Welty.  Podría haber escogido sus relatos cortos (recogidos por Lumen aquí) o la única de sus novelas que he leído por el momento, La hija del optimista. Ambas me cautivaron y me llevaron a ese Sur mágico y profundo que solo conozco de puntillas. Pero cuando leí estas memorias, que en inglés llevan por título "One writer's beginnings", todo se me removió por dentro.

Ante mis ojos se fue desplegando todo lo que considero valioso en la vida. Las vivencias de la niñez, la magia de las primeras lecturas, la expectación de los viajes en familia, el aprendizaje de alguien ávido de saber y la ilusión sin límites del que descubre su vocación y consigue realizarla. Solo los grandes consiguen en tan pocas páginas transmitir tanto; y es que en manos de alguien como Eudora, los recuerdos del pasado se convierten en la base de extraordinarias historias. 
No me canso de leer una y otra vez pasajes de este libro. Pura poesía en prosa.

Jane Eyre de Charlotte Brontë

Está aquí por mil razones, quizá porque me hechizó desde la primera vez que lo leí y porque su protagonista es maravillosa. Nunca un personaje femenino me ha transmitido tantas cosas como Jane. Admiro su fuerza, su pasión, su capacidad de sacrificio para mantenerse fiel a si misma y a sus principios. ¿Y que decir de Rochester? Un hombre acabado, vulnerable, roto, que al conocer a Jane tiene la oportunidad de vivir de nuevo. Esta no es una novela más; es una historia que forma parte de mi misma. Un tesoro.


Mariana de Monica Dickens

Desde que la leí hace ya meses, es pensar en Mariana y una sonrisa aparece en mis labios. Siempre me gustaron las novelas de iniciación (coming-of-age novels) y con esta encontré mi joya de la corona. Leer Mariana es algo tan simple como acompañar a una niña por las etapas de su adolescencia hasta su madurez. Esta vez el viaje es tan tierno y romántico, que ni la mismísima IIGM consigue empañar los buenos momentos que nos regala la novela. Sin duda una historia que leeré una y otra vez.

La saga de los Forsyte de John Galsworthy
Una revelación. Nada me había preparado para el delicioso momento de lectura que pasé con Galsworthy. Poco puedo decir de una historia que no es una simple trama habitada por personajes. Es el retrato de un mundo que se acaba, el de la Inglaterra victoriana. No miento si os digo que disfruté cada una de las más de mil páginas de esta saga. Todo lo que amo está en ella: Inglaterra, el refinamiento eduardiano, la rigidez de unas costumbres que mueren y el nacimiento de un nuevo mundo, inestable y peligroso, pero a su vez lleno de oportunidades.
Solo añadiría dos piezas clave que hicieron de esta novela algo inolvidable: el viejo Jolyon y Soames Forsyte. Conocedles y seguramente os encariñéis perdidamente de ambos.

Mujercitas de Louisa May Alcott
Mujercitas

Este es el libro que creció conmigo. Lo leí siendo niña y me divertí con las aventuras de las hermanas March. Lo volví a leer siendo adolescente y la historia reveló miles de nuevos matices y significados; me enamoré de Laurie, me proyecté en la historia y comprendí los desafíos a los que se enfrentan sus protagonistas.

Hoy ya adulta lo sigo leyendo cada vez que necesito una lectura que me reconforte, que me haga volver a creer en la fuerza del cariño, en la existencia de buenas personas y en la simplicidad de las cosas que verdaderamente importan en la vida. Hay partes azucaradas en Mujercitas, pero no es en absoluto un mundo de niñas buenas y agua de rosas como muchos puedan pensar. La maldad, los instintos humanos y la "parte fea" de la vida también tienen cabida en esta historia. El talento de Louisa May Alcott es el de presentar entre sus paginas una serie de valores universales que, por mucho que pasen los años, deberíamos preservar y transmitir.

Persuasión de Jane Austen

¿Como creéis que debe ser el verdadero amor? ¿Debe ir acompañado de una pasión devastadora? o  ¿de un romanticismo sin límites? o quizá ¿deba parecerse más a una relación de camaradería, sin compromisos de ningún tipo? Ante esta cuestión no existe unanimidad. 

Si la pregunta me fuera dirigida, yo respondería: "el verdadero amor es el que sintieron el capitán Wentworth y Anne Elliot entre las páginas de Persuasión". 

Como bien dice Jane Austen ambos "se fueron conociendo poco a poco; y una vez que se conocieron, se enamoraron rápida y profundamente". 
No importa el tiempo transcurrido desde que se vieron por última vez, ni los malentendidos que los separaron; el amor constante triunfa si existe una mínima esperanza o incluso cuando esta se ha perdido completamente.
En Persuasión, la escritura de Austen alcanza para mi su mayor esplendor. Una novela que tiene el toque nostálgico del otoño y al mismo tiempo la alegre esperanza de la primavera. Mi preferida de la autora.


Siete películas

La bella y la bestia


Soy una chica Disney. He visto y coleccionado todas y cada una de sus películas, y si las disfruté siendo pequeña, hoy lo sigo haciendo igual o más todavía. 
Me encantan La sirenita y Pocahontas, pero lo mio con La bella y la bestia es amor a primera vista. Es oír la música del opening y ya empieza la magia. 
Como muchas ávidas lectoras me he sentido identificada con Bella, he admirado su carácter independiente y he soñado con tener su biblioteca ¿podríamos recibir mejor regalo que este? 
Por su mensaje, su estética y por su bella historia de amor , La bella y la bestia no podía faltar en mi lista.

Siete novias para siete hermanos
Adoro cada escena
Mi película favorita por los siglos de los siglos. He cantado y bailado sus canciones desde que era una enanita y su recuerdo siempre estará ligado a mi madre que fue quien me la descubrió. 
Siete duros granjeros del Oeste necesitan esposa. Como las mujeres escasean no encuentran otra solución que raptarlas. Lo que no se esperan es que las dulces señoritas  en vez de caer rendidas en sus brazos, decidirán sacar las garras y enfrentarse a sus captores.
Ay, si os gustan los musicales y no la habéis visto, os la recomiendo muchísimo. A mi si un hombre intenta enamorarme diciéndome "Buena noche para cazar el mapache" me tiene más que conquistada :)

Una habitación con vistas

Para mi una de las mejores adaptaciones de una novela clásica que se han hecho. Toda la película es una obra de arte. El guión (respetuoso con la obra de Forster), la fotografía, el vestuario, la música...No hay nada que desvirtúe la belleza de la historia que cuenta. Que bella esta Florencia y que hermosa y apacible la campiña inglesa! 
La escena culminante de la película se acompaña de una de las arias más espléndidas que he escuchado, "Chi il bel sogno di Doretta". James Ivory firmó aquí una maravilla.


Amélie
Precioso momento de Amélie
Erase una vez una chica que soñaba con vivir en París. Bueno en realidad soñaba con demasiadas cosas. Donde otros no veían nada ella encontraba secretos, encantos escondidos y rocambolescas historias. A la chica podéis llamarle Marie. Hoy vive en París y desde que conoció a Amélie Poulain sabe que, aunque sea en la ficción,  ha encontrado un alma gemela.

Braveheart
Recuerdo como si fuera ayer la primera vez que vi esta peli. Estaba con dos buenas amigas en plena sesión de noche de pijamas. La habíamos alquilado en el videoclub  por expreso deseo de dos de las componentes del trio. La llantina que siguió a la película fue igual de épica que la historia que narraba. ¡Madre mía que manera de llorar! Nos faltaron cleenex para secarnos las lágrimas en la última escena. Es que aún hoy nos emocionamos cuando rememoramos el grito "Libertaaaaaad!
Aquí nació mi idilio con los paisajes y la historia escocesa y pese a todo no le guardé demasiado rencor a Inglaterra :)

Con faldas y a lo loco
Con faldas y a lo loco
¡Risas, risas y risas! Como me lo paso cada vez que veo a Tony Curtis y a Jack Lemmon enfundados en medias y faldas. Me quedaría corta en alabanzas hacia esta película. El trio protagonista (Curtis, Lemmon y Monroe) están sensacionales. El guión es perfecto y no te deja ni un segundo de respiro entre una carcajada y la siguiente. 
Mira me están entrando ganas de verla de nuevo en este mismo instante.

Sabrina

Audrey también tenia que estar en mi lista. He disfrutado de todas sus películas y es difícil escoger entre Desayuno con diamantes, Charada o Vacaciones en Roma...¡Es que me gustan todas! Pero Sabrina es tan bonita que tenía que estar en mi primer puesto. No solo es una tierna historia de amor, sino una comedia divertidísima.

No me extraña que la historia se abra como si de un cuento se tratase. Audrey hace el papel de la princesa más elegante que ha existido. Madre mía que vestuario de Givenchy lleva en la película. Jamás he visto un vestido negro más adorable que este (y mira que el de Desayuno con diamantes me gusta).
Sabrina en París
Y que voy a decir de los hermanos Larrabee. William Holden me enamora y Bogart con sus irónicos diálogos es inolvidable. Una de mis comedias románticas favoritas.

¡Y hasta aquí mi selección!
Muchos de mis blogs favoritos ya han recibido este premio y por mi parte invito a quien lo desee a redactar su propia lista. Todos sois merecedores del galardón y me encantará descubrir vuestra recopilación de libros y películas.

Yo sigo en modo vacaciones, pero seguiré haciendo visitas esporádicas todo el mes de agosto. Mientras tanto, ¡que sigáis disfrutando muchísimo de vuestras vacaciones!

lunes, 5 de agosto de 2013

Elizabeth y su jardín alemán de Elizabeth von Arnim

Té, lectura y flores; un conjunto que habría
agradado a Von Arnim.
En las estanterías de cualquier librería se esconden a menudo libros pequeños, casi invisibles si se comparan con otros más voluminosos. Si uno va con prisa y mira sin cuidado, casi es un milagro que repare en ellos. 
Pero en ocasiones coges una de estas miniaturas y ojeas la portada, la sinopsis e incluso algunas de sus páginas. Sin darte cuenta y en un acto de heroísmo, cuando piensas en desembolsar el dinero en una historia que te va a durar una sentada, decides llevártelo a casa.

Entonces se produce el milagro. La impresión de ese librito no dura el repentino momento de su lectura, sino que la historia te habita durante meses, años o incluso toda una vida. Cuando cogí "Elizabeth y su jardín alemán" no imaginé que fuera a ocurrirme esto. En la librería, ojeé las primeras páginas como es mi costumbre y para mi sorpresa otro escritor muy querido me dio la bienvenida, E. M. Forster (del que os hablé en Una habitación con vistas).

En unos breves apuntes, titulados "Recuerdos de Nassenheide" Forster habla del tiempo que vivió en la propiedad y en el jardín de Von Arnim como profesor de inglés de sus hijas. Según él, Elizabeth era una mujer caprichosa y burlona; prueba de ello fue querer despedirle nada más verlo por llevar una corbata espantosa.
Corría el año 1905 y Forster, mientras daba sus clases y sus paseos, siempre sabía donde encontrar a su anfitriona, "en alguna parte de la casa, quizá en el templete de verano, escribiendo una de sus novelas".

Por aquel entonces Von Arnim ya había publicado seis de sus veintiuna novelas y gozaba de fama internacional. Todo empezó en 1898 cuando se publicó "Elizabeth y su jardín alemán". En tan solo un año se publicaron hasta 21 ediciones y la exitosa carrera de su autora comenzó con lo que hoy llamaríamos un best-seller.

Puede parecer sorprendente porque su trama es bien sencilla; pero si se lee entre líneas pronto se descubre la verdadera profundidad del relato. En un poco menos de doscientas páginas y bajo la forma de un diario íntimo, Elizabeth nos invita a acompañarla a su vasta propiedad de la Prusia oriental. Un año transcurre desde el primer día en que nos instalamos con ella en su todavía incipiente jardín y la última entrada de su diario.  

Jornada tras jornada no solo descubrimos su profundo amor por la jardinería, sino el retrato de una mujer que ama su mundo interior, sus lecturas, sus ensoñaciones y por encima de todo, las horas de soledad que le permiten dedicarse a esos placeres.



Hoy nos podría parecer una obviedad el que una mujer pueda disponer de tiempo para si misma y para disfrutar de sus aficiones. Pero para una mujer de finales del siglo XIX este comportamiento no solo podía parecer extraño a su propia familia (que se queja de estar desatendida), sino también a sus amistades e incluso al servicio que ve con ojos asombrados las excentricidades de su señora.
La exuberancia de la primavera y el verano
Elizabeth no cose, ni se preocupa por los menús de su casa (claro está que tiene la suerte de contar con gente que se ocupe de ello). Pero es sorprendente que se despreocupe de los deberes que una buena "señora de la casa" debía cumplir en aquel final de siglo. 
Por el contrario pasa sus días leyendo en el jardín, alimentándose de ensaladas y té (para desesperación de su cocinera). Los únicos que quebrantan su tranquilidad son los visitantes ocasionales, sus tres hijas a quienes ella llama "los bebés de abril, mayo y junio" y su esposo "el hombre de cólera". ¡Como adoro cada vez que se dirige así hacia su marido! Hacia "ese que tiene derecho a aparecer como le parezca y cuando le parezca". Creo que eran un matrimonio bien avenido pero en absoluto feliz.

Si es una delicia pasar las jornadas junto a ella, refugiados en su biblioteca donde crepita el fuego de la chimenea y nos envuelve el aroma de las flores frescas recién cortadas,  aún lo es más acompañarla a la ciudad y ver las opiniones que tiene sobre la buena sociedad. A ojos de sus conocidos Elizabeth es una reclusa enterrada en vida. Una ermitaña del campo que se marchita lejos de las fiestas, de la multitud y del mundo civilizado. Pero lo que no imaginan es que ella agradece al destino el haberle dado un corazón valiente, capaz de animarle a hacer aquello que verdaderamente ama. ¿Acaso debe obligarse a asistir a esas cenas y celebraciones de etiqueta, plagadas de conversaciones ajenas y cotilleos carentes de interés?

La respuesta es un rotundo no. Elizabeth es capaz de pasar sola semanas enteras distrayéndose en paz. A diferencia de otros, no siente ese miedo intenso a la soledad; esa sensación que hace que las personas tengan que acompañarse de cualquiera con el fin de jamás sentirse solos. Cada vez que leía una de sus opiniones no podía evitar sonreír y asentir con la cabeza (aunque he tenido que discrepar con otras de sus opiniones, y como no con "el hombre de cólera").


Placeres de otoño e invierno
Durante los momentos de la lectura yo también viví en Nassenheide; vi crecer las flores de cada parterre con el paso de las estaciones, hice un picnic a orillas de un Báltico helado y volví a casa en trineo una noche de luna llena. Leyendo su "diario", más de cien años después de que lo escribiera, solo podía pensar en la suerte que tuve el día en que Elizabeth sintió haber encontrado la felicidad entre sus flores y sus libros y decidió escribir sobre ello.

Es evidente que os invito a todos a leer este libro breve pero intenso. En él encontrareis una mezcla de sensibilidad ante el espectáculo de la naturaleza e  ironía ante el espectáculo de la naturaleza humana. Eso si,  para entrar en este jardín y disfrutar del paseo, creo que se necesita un único requisito: "No venir con la cabeza y el corazón vacíos".


Elizabeth Von Arnim. Prima de
la también escritora Katherine
Mansfield.
Estoy segura que aquellos que améis las horas solitarias pasadas junto a un libro, amaréis esta historia. Yo no pude evitar hacerme con más material de Von Arnim enseguida y ya visteis como entre las Lecturas de verano se coló "Un abril encantado".

Todavía no he empezado con él porque he estado totalmente inmersa en la lectura de "Ángulo de reposo". Acabo de terminarlo esta mañana y no puedo esperar a hablaros de él. ¡Que grandísima novela!

Y por hoy nada más; espero que sigáis disfrutando de vuestros veranos, aunque nos achicharremos con estos calores :)

PD. Podéis encontrar la versión castellana de "Elizabeth y su jardín alemán" aquí. La editorial Lumen ha publicado también otras obras de Von Arnim: Un matrimonio perfecto y Todos los perros de mi vida.
PD1. He completado el texto con las ilustraciones de Simon Harmon Vedder. Estas formaron parte de una edición de la novela publicada en 1906. Que pena que hoy pocos libros tengan ilustraciones como estas.
PD2. Siento mucho no haber visitado vuestros rincones estos últimas días; la vuelta a casa está siendo muy ajetreada! Creo que esta noche me espera un buen rato de agradable lectura gracias a vuestras entradas antiguas :)