jueves, 8 de diciembre de 2016

Otoño en Escocia y algunos libros



Señor. Octubre y noviembre han volado del calendario y apenas he tenido tiempo de nada. ¿Tenéis una mudanza en perspectiva? Si la respuesta es si, entonces ¡ánimo! Cuando parece que el caos no terminará nunca, de repente está todo otra vez en su sitio y te sientes de nuevo en casa.

Me hubiese gustado publicar esta entrada mucho antes pero bueno, aquí os dejo por fin algunas notas y fotografías de la escapada que hice a Escocia a finales de octubre (al paso que voy ya os hablaré de Islandia en 2017). Si ya conocéis Edimburgo, espero que este paseo os traiga buenos recuerdos y si todavía tenéis la visita pendiente, no la pospongáis demasiado. Edimburgo es una ciudad fascinante que estoy segura no os dejará indiferentes.

En esta ocasión Jean y yo apenas tuvimos tiempo de pasear y de disfrutar de la ciudad. Llegamos un jueves por la tarde y nos fuimos al día siguiente, así que ya veis, fue más un: "Hey! Nos vemos pronto que ahora tengo prisa", que una verdadera visita. Pero bueno tuvimos tiempo de pasear por la Old Town al atardecer y de visitar el cementerio de Greyfriars; de cenar en un pub de Grassmarket y  de extasiarnos con las vistas en la habitación del hotel, mantita en mano. Todo muy apropiado para una noche otoñal escocesa. 
No se si os ocurrirá a alguno de vosotros, pero tengo que confesaros algo: a mi Edimburgo me fascina y atemoriza a partes iguales. Podéis echarle la culpa a R.L Stevenson, a Burke y a Hare, a Deacon Brodie o, sobre todo, a mi amiga Stephanie (compañera de aventuras en mi primer viaje a Escocia) y a su retahíla de historias de fantasmas escoceses. A la luz del día, todo va sobre ruedas; Edimburgo me maravilla con su sobria elegancia, con sus jardines, y las siluetas de sus castillos a cada extremo de la Royal Mile. Pero al caer la noche, cuando la niebla remonta desde el estuario del Forth y cubre la ciudad, entonces todo cambia. Vienen a mi mente historias de aparecidos que acechan en la oscuridad de los close de la Royal Mile; de asuntos turbios que involucran a ladrones de cadáveres y a otros hombres de ciencia... Es entonces cuando os prometo que no me viene nada mal una pintilla de Strongbow o de Guinness para reforzar el espíritu y aligerarme un poco el ánimo.  Que le vamos a hacer,  son los gajes del oficio de un alma impresionable y romántica.

Como veréis en las fotografías el otoño le sienta bien a Escocia. Bien, es cierto que está majestuosa en cualquier estación, pero hay algo en la atmósfera otoñal que conecta a la perfección con estas tierras.


Cuando llegué a la habitación del hotel y vi esta imagen, me planteé no salir de la terraza hasta el día siguiente.




La catedral St.Giles y el Market Cross de la Royal Mile
Callejeando por Victoria Street (no os olvidéis de entrar en esta tienda Museum Context para conseguir los mejores souvenirs de Escocia) y los close que bordean la Royal Mile.


Bellas lápidas del cementerio de Greyfriars Kirk

Siluetas de la Old Town al anochecer (ahí es cuando empezaba a hacerme falta un
lingotazo de whisky :D)
A la mañana siguiente nos despertamos temprano para disfrutar de un paseo por "The Meadows"

Y por supuesto no podía despedirme de Edimburgo sin visitar alguna de sus librerías. En The Old Town Bookshop eché un vistazo rápido y vi que estaban muy bien surtidos en material sobre la historia escocesa (aficionados, este es vuestro sitio). Pero mi objetivo principal era Armchair Books, una librería de segunda mano que es una auténtico paraíso para los que gustamos de los libros con historia a sus espaldas. La visita prometía y no defraudó en absoluto. Hubiese pasado horas con la cabeza metida entre las estanterías que cubren hasta el último rincón de la tienda. El espacio es exiguo pero ¡vaya colección tienen tras esa puerta verde! Ficción, ensayo, libros ilustrados...tenéis material para todos los gustos y sobre todo ediciones antiguas (como las de Methuen&Co) que harán las delicias de los buscadores de "novelas olvidadas".  

Una vez en posesión de algunos libros, recogimos las maletas en el hotel y nos fuimos a la estación de Waverley para coger el tren hacia Aberdeen. Dos horas y media más tarde Emmanuel y Marion nos recogían para llevarnos a su casita de Tollohill Crescent. Apenas teníamos un día completo antes de viajar a Islandia (de ahí la escala en Aberdeen, para poder despegar los cuatro juntos en un avión de playmobil que ya os enseñaré), pero pudimos dar un buen paseo por Aberdeen y hacer una pequeña escapada a Stonehaven y al Castillo de Dunnottar.

Vista de Stonehaven; el sticky toffee pudding que me comí en The ship Inn; no podía faltar el cuadro dedicado
a Robert Burns en el museo de historia de Stonehaven y finalmente una vista del castillo de Dunnottar antes de
que empezase a llover con ganas.

Poco os puedo contar de Aberdeen, porque apenas pasé una mañana visitándola; pero os puedo asegurar que hace honor a su nombre, la ciudad de granito. Todos sus edificios están construidos con esta piedra y el ambiente general es inconfundiblemente gris.  Aberdeen es una ciudad volcada al mar del Norte, a la pesca y, sobre todo, al petróleo. Emmanuel que trabaja para una compañía petrolífera nos hizo una visita guiada por el Museo Marítimo de la ciudad (gran parte de él está consagrado a la vida en las plataformas) y así pudimos darnos una idea de lo mucho que el oro negro significó y, aún hoy en plena crisis, significa para la ciudad. 

Stonehaven por su parte, es un entrañable pueblecito costero cuya visita disfruté muchísimo. De color gris y carácter robusto, sus casas parecen bien dispuestas para enfrentar las tempestades del Mar del Norte. Tempestades de las que ha sido testigo, a lo largo de muchos siglos, el Castillo de Dunnottar. Su silueta recortada frente al mar es todo lo que uno puede desear de un castillo escocés. Es una lástima que esté en ruinas (me acordé muchísimo de nuestra visita años atrás al castillo de Urquhart), pero darse un paseo por sus torreones merece totalmente la pena. 
Si pasáis algún día por Stonehaven os recomiendo la comida del albergue "The Ship Inn". Su ambiente marinero y sus productos locales os dejarán un muy buen recuerdo de la cocina escocesa (no todo es haggis por esos parajes, gracias a Dios).

Antes de despedirme, os enseño (respetando la tradición) los libros que me traje en la maleta. Como ya os dije por Instagram, los compré todos en Armchair Books y si no llega a ser  porque me iba a Islandia...yo no se la de libros que me hubiese traído de allí. Las ediciones antiguas que puedes encontrar en los altillos de cada estantería son tesoros (eso si, cuidado cuando uséis la escalera de mano; que alguien os la sujete bien mientras andáis por las alturas, porque yo casi me descalabro cuando fui a buscar "Anna of the Five Towns"). 

Al final (con todo el dolor de mi corazón y alegría de mi bolsillo) estos son los únicos libros que me traje: 

- Anna of the Five Towns, una de las primeras novelas de Arnold Bennett.
- Fidelity de Susan Glaspell, uno de los títulos Persephone que tenía en mi punto de mira desde hace tiempo.
- A Book of Comfort de Elizabeth Goudge, un pequeño volumen que contiene una selección de sus poemas favoritos.
- Y para terminar  In search of England de Roy Hattersley, un recorrido por los lugares de predilección del autor, en el que tienen cabida: los paisajes, el arte, los personajes ilustres y las costumbres inglesas. Veremos que tal resulta.


Recién llegados a casa
Ahora si, me despido. Ya lo compartí años atrás con vosotros, pero para la ocasión vuelvo a invitar a mi amigo Charles (véase su alteza) para que recite uno de los más bellos poemas de Robert Burns, el bardo de Escocia. Podéis escucharlo aquí:

"My heart's In the Highlands, my heart is not here,
My heart's In the Highlands, a-chasing the deer"...

Un fuerte abrazo a todos y muy felices lecturas.







13 comentarios:

  1. Ahhh, Scotland the brave!
    Qué recuerdos de Edimburgo; es sin duda una de las ciudades más mágicas y maravillosas que visité durante mi erasmus.
    Las fotos me han traído muy buenos recuerdos. Me hubiese encantado visitar las librerías, pero bueno, otra vez será.
    Estupenda entrada Marie.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias!
      Me alegra haberte traído tan buenos recuerdos :) Ojalá puedas volver muy pronto a hacer un buen tour de librerías.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Anna of the Five Towns lo leí hace años, en la facultad. Me gustó mucho. Ays, me voy a tener que plantear colarme en tu maletita, que me has dado una envidia!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No me digas Margari? Ahora todavía tengo más ganas de leerlo. Ojalá me guste tanto como a ti :)
      Un besito!!

      Eliminar
  3. ¡Qué fotos tan preciosas! Estuve hace algunos años en Escocia, qué buenos recuerdos!! Edimburgo es una ciudad bellísima, también me encantaron los paisajes y castillos de las Highlands, un viaje muy recomendable, cierto. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que si Mónica. Escocia es un país magnífico por sus cuatro costados. Un besito grande.

      Eliminar
  4. Tienes razón, Marie, la Old Town en plena oscuridad, tiene que imponer.
    De todos los títulos, elijo "In Search of England". Promete.
    Me ha gustado escuchar el poema. Las fotos son muy bellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Dorcas, si que impone,si. Ya te contaré que tal resulta "In search of England" y me alegro mucho que hayas disfrutado con el poema. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Madre mía, qué preciosidad.
    Es una ciudad que DEBO concoer, porque estamos destinados a amarnos. Fíjate, que me da miedo ir porque no sé si podré volver...
    Gracias por las recomendaciones de librerías y por las fotos tan preciosas. Es una pena que solo estuvieras un par de días, pero bueno, han estado bien aprovechados y, además, de esta manera es obligatorio volver a ver más cosas ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Isi por comentar :)
      Por supuesto, te recomiendo una y mil veces que vayas a Edimburgo. Ya verás como encontrarás la forma de volver a visitarla sea como sea :)
      Un besito grande!

      Eliminar
  6. nuestras vidas no seran lo mismo luego de ver esto!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por recordarme mi viaje a Escocia, de luna de miel. Edimburgo no lo vimos. Pero si voy me alokaria en esa misma habitacion
    De que hotel hablas? Gracias, saludos, Cris Verbo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cris!
      Me alegra mucho haberte traído buenos recuerdos. Escocia es un país fascinante, siempre merece la pena volver. El hotel en el que me hospedé fue el Mercure Princes St. Hotel. Y la habitación para disfrutar de la terraza y las vistas es la "Privilege con vistas al castillo". Si reservas, no olvides incluir las vistas entre tus peticiones. Suena un poco como la situación de "Una habitación con vistas" de E.M Forster, pero merece la pena :)
      Un saludo y gracias a ti por tu comentario.

      Eliminar