viernes, 28 de marzo de 2014

An old-fashioned girl de Louisa May Alcott

Con unos cuantos días de retraso por fin termino mis lecturas del Readathon. Esta vez se encontraban en liza Alcott y Stevenson; Nueva Inglaterra versus la Inglaterra original, y aunque he disfrutado de ambas novelas, esta vez Alcott ha ganado la partida por un pequeño margen.
Muchas de vosotras me dijisteis que os gustó mucho An old-fashioned girl y pensasteis que yo también la disfrutaría. Una vez mas, estabais en lo cierto.

Como muchas obras literarias del siglo XIX, An old fashioned girl se publicó originalmente por entregas. En su caso en una revista infantil  de la que la propia Alcott era editora, Merry's museum. En un principio la novela debía contar únicamente con los seis primeros capítulos, que coinciden con la infancia de los protagonistas; pero la historia de Polly Milton tuvo tal éxito entre sus lectores que Alcott decidió continuar la trama hasta la entrada de la protagonista en la edad adulta. 

Boston en 1870. La estación de tren y el parque que veis
en la ilustración, aparecen en varias escenas de la novela. 
Cuando la conocemos, Polly acaba de llegar a Boston para pasar una temporada con unos familiares acomodados, los Shaw. Junto a ellos, descubre un mundo nuevo de opulencia y diversiones en el que no le resulta nada fácil encajar.
Pero muy pronto, su gran corazón y sus firmes valores harán que se gane el cariño de la opulenta sociedad bostoniana.
Cuando seis años más tarde Polly regresa para trabajar como maestra, su presencia y su influencia cambiará para siempre la vida de los Shaw, sobre todo la de Tom, su antiguo compañero de juegos. Todos se darán cuenta de que una vida de riquezas no es garantía de felicidad y de que está puede encontrarse hasta en los más pequeños detalles.

                                  

An old-fashioned girl es uno de esos libros de trama sencilla y agradable que te reconcilian con el mundo. Una de esas historias que duermen en la estantería de nuestros padres, muchas veces recopiladas en antiguas colecciones juveniles de páginas ya amarillentas. Mientras estas inmerso en su lectura, es inevitable que te vengan a la mente las figuras de Anne Shirley, Jo March o Robin Gareth-Lawless.  Esas heroínas de juventud, que como Polly, atraviesan el difícil momento  del paso de la niñez a la edad adulta. 


La elegancia de Fanny Shaw
 frente a la sencillez de Polly.
Es cierto que Polly no tiene la personalidad arrolladora de sus contemporáneas literarias, pero aún así se hace querer. Para describirla, nada mejor que el título elegido por Alcott para su novela y es que Polly Milton es ante todo una chica "anticuada". Y si ya lo era para los estándares de 1869, imaginad para los actuales.

Es cierto que muchos de los valores que transmite y con los que se va ganando el corazón de los que la rodean son valiosos y admirables:  el respeto por las personas mayores, el valor de los placeres sencillos, la defensa del trabajo y de la independencia....  Pero en ocasiones, Polly peca de ser demasiado perfecta, sencilla y remilgada. A veces te dan ganas de decirle: "chica, que un poco de diversión no te lanza de cabeza a los Avernos".

Pero estamos en 1869 y para confrontar los valores de una vida sencilla con la vida disipada y frívola de los ricos, Alcott necesitaba de un personaje como Polly. Ésta, con su encanto natural irá removiendo conciencias y también levantando algunas pasiones, ya que en la novela tampoco falta una buena dosis de romances y matrimonios.
Precisamente Pilar, me preguntaba que me había parecido Tom, el principal protagonista masculino, y tengo que decirle que me ha parecido un personaje adorable. Me ha encantado su evolución: de niño travieso, a joven dandi despreocupado y de ahí a hombre responsable y trabajador. Su relación con Polly es tierna desde la infancia y por momentos me ha recordado a Jo y a Laurie (salvando las distancias, claro).

La habitación de Polly podía parecerse muchísimo
 a esta.
Pero sin duda, mas que la historia de amor, lo que más me ha gustado del libro ha sido la férrea voluntad de Polly de buscar su camino por si misma. Me he enamorado absolutamente de la pequeña habitación que alquila cuando empieza su trabajo como maestra. En ella encuentra todo lo que necesita para su confort y para llevar a cabo sus proyectos: una chimenea, asientos confortables, su pequeña tetera y una librería bien surtida. Su propio espacio, un lugar donde refugiarse en los momentos duros y donde vivir también los más felices.
La escena final del libro es uno de ellos, pero si tuviera que elegir, mi preferida sería el improvisado picnic que Polly hace con sus amigas. 
En ese instante asistimos al momento en el que un grupo de jóvenes trabajadoras e independientes hablan de sus planes, sus ambiciones, sus éxitos y fracasos. Allí junto a una aspirante a pintora, una escritora, una doncella y una maestra, la elegante Fanny Shaw, que también esta presente, se da cuenta de lo vacía que es su vida.
Todas esas chicas siguen siendo mujeres, pero con una satisfacción añadida, el esfuerzo diario que ponen para conseguir sus metas. Un horizonte lleno de proyectos y no solo una monótona sucesión de bailes, vestidos, placeres y  cotilleos.

"Men must respect such girls as these, yes and love them too, for in spite of their independence, they are womanly". Piensa Fanny en esa escena.

Louisa May Alcott
Ese es el mensaje que Alcott transmite en esta sencilla historia. En aquella América de mediados de siglo XIX un nuevo tipo de mujer estaba naciendo. Chicas jóvenes que buscaban realizarse más allá del papel de esposa y madre, que se dieron cuenta de que defender su independencia no significaba renunciar a su feminidad.

Si habéis disfrutado de Mujercitas y os apetece reencontraros con Alcott o si simplemente estáis buscando una historia sencilla y agradable que os arranque una sonrisa, dadle una oportunidad a esta novela. Puede que este algo anticuada, pero hasta el objeto más viejo tiene un encanto especial e irrepetible digno de atesorar.

¡Feliz fin de semana y felices lecturas a todos!

PD. En la novela hay varias referencias literarias que me han llamado la atención: los consabidos ataques a novelas francesas perniciosas; la alusión de "El secreto de Lady Audley" como novelita de entretenimiento para señoritas (la pobre Braddon siempre saliendo mal parada) y sobre todo la cita del episodio de  las naranjas de Cranford... Ha sido leerlo y me han entrado unas ganas irrefrenables de leer a Gaskell de inmediato :)

domingo, 23 de marzo de 2014

The big day: pancakes, scones, cakes and Readathon!

                                                                                    Good morning Readathonianos!
9.30. Hoy me he portado bien y he madrugado un poco más que en las otras ediciones del Readathon. Por delante tengo un programa de Domingo más cargado que el de un párroco de aldeas y para poder cumplir con todo, obligatorio empezar de buena mañana :)                                                                       Como viene siendo tradición toca empezar el día con energía, y que mejor que hacerlo con unas buenas tortitas. Esta vez me he mantenido fiel a los frutos rojos, que tanto me gustan, pero los he enriquecido con una buena dosis de sirope de arce. Este que veis en la foto lo compré en Marks and Spencer y está riquísimo. Siempre traigo algún botecito en la maleta para almacenarlo en Alicante. 
Así que ya veis, no he podido hace más honor a la América anglosajona: tortitas americanas y sirope canadiense. 

Como ayer por la noche terminé The english air, he podido empezar el día con Alcott. Como es un poco más corto espero poder acabarlo antes de que acabe el domingo. Si lo consigo, podré cumplir por primera vez con el objetivo fijado para un Readathon. Si es que siempre me puede el ansia y abarco demasiados libros :)                                                                        A media mañana saldré a dar un buen paseo por la playa y tocará reencuentro con las amigas. El libro tendrá que descansar por un momento. Pero esta tarde la jornada american/british se reanuda con la merienda que os tengo preparada. Espero que salga rica la receta.   No sabéis lo que estoy disfrutando con vuestros preparativos para el desayuno; he apuntado muchísimas recetas y estoy deseando alimentarme los ojos con vuestros desayunos y meriendas, aunque sea a través de la pantalla.
Por ahora nada más. Que paséis una feliz mañana de domingo y nos vemos esta tarde. Os dejo una canción que a mi siempre me llena de energía y viene genial para este día soleado :)

17.30 Después del paseo (mirad que día hacía en Alicante) y de una buena comida, he retomado la lectura y ahora mismo estoy en la página 107 de "An old-fashioned girl". La estoy disfrutando mucho y me ha encantado reencontrarme con ese ambiente hogareño y cálido de "Mujercitas". Es cierto que por el momento estoy encontrando la novela algo más infantil que las aventuras de la familia March. Pero todavía me quedan muchas páginas por delante para descubrir nuevos matices y tramas. Alcott sabe disimular muy bien los temas comprometidos, entre tramas de aspecto inocente.

Ahora voy a hacer una pequeña pausa para dar cuenta de la buena merienda very british que veis en la foto. Desde que vimos esta receta de tarta de moras de los Cotswolds hace unos días, mi madre y yo hemos estado deseando prepararla. Ha sido realmente sencilla de hacer y solo con olerla dan ganas de atacarla con el tenedor. Espero que esté tan rica como parece a la vista.  La vamos a acompañar de una buena taza de té y así vamos a compensar el desayuno americano de esta mañana.                                   Nada más por el momento, nos vemos en el balance final de esta noche y a ver si con un poco de suerte dejo de hincharme a dulce y leo con más garbo :)

22.30 Para mi también ha llegado el momento de ponerle punto y final al Readathon. Este fin de tarde ha sido menos productivo de lo que esperaba, y después he consagrado dos horas de mi tiempo (cosa rara, muy rara tratándose de deportes) a ver el partido Madrid-Barça, que debo reconocer ha sido de IN-FAR-TO.
El resultado es que no he podido terminar el libro todavía; me he plantado en la página 164 y creo que será mejor seguir leyendo mañana con más tranquilidad.

Solo me queda agradecer a Isi el haber organizado de nuevo esta bonita aventura. Gracias a ella y a los Readathones nos acercamos con menos miedo al reading in english; la experiencia ha pasado a convertirse en un reto divertido, y sobre todo interactivo al tener detrás a ese grupo de Readathonianos que no deja de crecer.
Lecturas, recetas, comentarios...Un solo Readathon y montones de cosas que compartir. ¿Todavía os podéis resistir? Espero que no y que pronto podamos vernos en el siguiente :)

viernes, 21 de marzo de 2014

¡Ya está aquí! Primer Readathon de 2014.


¡Madre mía que casi no me da tiempo! Por fin ha llegado el día del Readathon y a estas horas todavía no os he presentado mis planes de lectura para el fin de semana. Es que mi tren ha llegado un poco tarde y hace escasas horas que he pisado Alicante. Pero bueno, antes de que sea demasiado tarde aquí os traigo la foto de familia. Ya véis, un poquito de Reino Unido, un poquito de Estados Unidos y ya teneis la lista de ingredientes de mi weekend anglosajón. Tengo muchísimas ganas de devorar ambas novelas y hasta me está costando decidir por cual empiezo primero. Este va a ser mi primer contacto con D. E. Stevenson y espero que sea tan bueno como el que muchas habéis tenido con su célebre Miss Buncle

Y que decir de Louisa May Alcott. Después de Mujercitas no se si alguno de sus otros trabajos podrá gustarme tanto, pero tengo puestas grandes expectativas en An old-fashioned girl. Todas las que la habéis leído me habeis contado lo mucho que os gustó, así que estoy deseando conocer la historia de primera mano.                                                Por hoy pocas actualizaciones puedo hacer; el día se acaba y no tengo más remedio que acortar mi Readathon a dos días. Mañana, pues, empieza mi carrera contrareloj y os tendré al día de mis avances. Espero que disfrutéis muchísimo de la experiencia y de nuevo Isi muchísimas gracias por haberlo organizado.
Mi mente ya solo piensa en tortitas :)

Sábado 22 de marzo

Hola Readathonianos, ¿como va vuestro segundo día?
El mío ha sido bastante más productivo que el de ayer y le he dado un buen avance a "The english air". Ahora mismo voy por la página 182 de 317 y la novela por fin ha tomado un tono más serio y trágico. 
Ese verano dorado de 1938 con el que se abre la historia ha dado paso a días más turbios conforme se va acercando el estallido de la guerra y estoy completamente cautivada con la trama. ¿Que decisión tomará Franz? ¿Será fiel a Alemania, su país de nacimiento, o a Inglaterra la tierra de acogida que le ha enseñado a ser feliz? 
¡Creo que esta noche no voy a acostarme hasta llegar a la última página!

Esta mañana me he hecho con los ingredientes necesarios para la merienda british que os voy a proponer en el día grande del Readathon, y estoy deseando ponerme con las manos en la masa para tenerla lista :) 
Pero por ahora los libros y la cocina van a tener que esperar y voy a disfrutar de una serie de la BBC que me apetece muchísimo volver a ver, Lorna Doone. Por supuesto en este fin de semana in english, voy a verla en versión original :)
Por ahora nada más, ¡mucho ánimo a todos los participantes!

22.30 Ha llegado el momento de hacer el balance del día y estoy muy contenta con el resultado. Me quedan unas 4o páginas para ponerle fin a "The english air" y veo más que viable terminarlo antes de ir a dormir. 
Me viene genial porque así voy a poder dedicarle a Alcott el Domingo entero. Que ganas de que llegue mañana y el momento de disfrutar de nuestros desayunos compartidos :) 
Mucho ánimo con vuestras lecturas Readathonianos y buenas noches a todos!

viernes, 14 de marzo de 2014

Viaje hacia el sur y una cita muy esperada...

Listos para volver a casa :)
¡Hola a todos!

Como veis en la foto, tengo los bártulos listos para salir de viaje y, aunque no lo veais, una sonrisa de oreja a oreja me llena la cara. Eso solo puede significar una cosa... ¡por fin ha llegado el momento de volver a mi terreta!

Esta vez hemos decidido hacer el viaje en tren, porque tenemos una escala que hacer en el sur de Francia para visitar a la familia de Jean; así que voy a tener por delante muchísimas horas propicias a la lectura.

No se a vosotros, pero a mi me encanta leer en el tren. Cuando hago viajes largos, siempre hago buena provisión de revistas y novelas. A veces demasiadas y termino agobiándome con tanto trasto, pero más vale que sobre a que falte ¿verdad?
Una vez el tren en marcha, voy al vagón cafetería, pido un buen café y algunas galletas y me vuelvo rápidamente a mi asiento para dar rienda suelta a mi festín de lectura y evasión.

Y es que no lo puedo evitar, me gusta el sonido del tren, mirar por la ventana y perderme en ensoñaciones; me gusta poder leer y viajar sin marearme; avanzar en línea recta, sin baches,  ni turbulencias. Me gusta el silencio del vagón y a veces incluso me gusta que me haya tocado en suerte  un compañero locuaz en el asiento contiguo. 
Puede que el avión sea cómodo y rápido, pero nunca podrá despertar en mi las emociones que siento al viajar en tren.

En esta ocasión, he elegido como compañeros de viaje a dos viejos conocidos, Colette y Zola. Su nacionalidad ha influido en la elección, porque ya sabéis que me gusta adecuar mis lecturas de viaje al destino que visito. Pero traer conmigo a Zola, atiende a razones más profundas que os contaré con más detalle la semana que viene.  
¿Véis la imágen de la portada de La fortuna de los Rougon? Esa es la ciudad que sirvió a Zola de inspiración para su novela y es a donde pienso invitaros la semana próxima. 

Mork se supera cada vez más,
¡Mirad ese pajarito!
Después de esta parada, llegaré a Alicante con el tiempo justo para asistir a una cita muy esperada. No se si todavía queda algún despistado que no se ha enterado, pero yo tengo que anunciarlo a bombo y platillo...¡El Readathon de Isi está de vuelta! 
Si, si, los próximos días 21,22 y 23 de marzo tenemos una cita con el inglés, los diccionarios, los atracones de tortitas y las risas compartidas.
Os invito a visitar la entrada de Isi para conocer todos los detalles y espero de corazón que os unáis a nosotros; estoy segura de que no os vais a arrepentir de convertiros en Readathonianos :) 

Yo no soy el Tio Sam, pero os señalo con el dedo y os pido...¡Join us now! :)

Y hasta aquí las novedades, espero que paséis un fin de semana estupendo y como siempre disfrutad al máximo de vuestras lecturas. 
¡Un beso grande!

jueves, 13 de marzo de 2014

Mi impresionante carrera de Miles Franklin

Edición francesa.
Si un día tengo que dejar París, una de las cosas que más voy a echar de menos es entrar en Gibert.  Ese instante en el que empujo su puerta de acceso, dejo atrás el bullicio de la Place Saint-Michel y me reencuentro por fin con los libros y la calma.
En estos tres años que llevo viviendo aquí, he vagabundeado arriba y abajo por sus estanterías, buscando sin tregua nuevos autores que colonicen mi casa.
Y esta vez, la elegida ha sido Miles Franklin; a decir verdad, por pura casualidad. 
Nunca me había acercado a la sección que Gibert tiene sobre literatura de Oceanía y menos mal que hace unas semanas decidí probar suerte. 

Vi "Mi impresionante carrera" entre los clásicos australianos y ya sabeis que pasó: lei la sinopsis, apliqué el sistema tres pasos y fue inevitable no traerlo conmigo. Lo empecé nada más llegar a casa y, casi sin darme cuenta, había llegado a la última página.     Totalmente fascinada solo podía preguntarme ¿quien  había podido escribir algo semejante en 1901? 

Mi sorpresa creció aún más cuando leí que Miles Franklin escribió "Mi impresionante carrera" cuando apenas era una adolescente. La novela fue rechazada por las editoriales australianas, temerosas del escándalo, y salió finalmente publicada en Londres cuando Miles contaba apenas 22 años. 
Desde luego, con el siglo apenas inaugurado, hizo falta mucho valor para firmarla; afortunadamente, tanto Miles como su heroína, andaban bien provistas de valentía.

Sybylla Melvyn, nuestra protagonista, es una joven inteligente e impetuosa que crece en la Australia rural de finales del siglo XIX. 
Su mundo se viene abajo cuando el alcoholismo y la imprevisión de su padre, obliga a su familia a sobrevivir en una  miserable granja.
Allí los Melvyn deben hacer frente a duras jornadas de trabajo, y el sueño de Sybylla de convertirse en una reconocida escritora va alejándose poco a poco.


Familia australiana delante de su casa, 1898.
Todo cambia cuando su abuela materna la invita a pasar una temporada con ella, en su preciosa propiedad de Caddagat. Allí Sybylla dispondrá de su propia habitación; un lugar donde leer, escribir y formarse para alcanzar su meta. 

Varios caminos se abrirán entonces ante ella: el del amor, la resignación o la independencia. Pero, llegado el momento de escoger, ¿tendrá Sybylla el valor de ser fiel a si misma y emprender el camino que anhela?

                                

Miles Franklin empezó a escribir esta novela con 16 años y eso se nota. No por la calidad de su escritura, que desprende en realidad una gran madurez; sino por la fuerza y la pasión que transmite en cada una de sus páginas. 

Ese deseo de independencia y esa mezcla de sentimientos impetuosos y contradictorios, solo puede vivirse con tal intensidad en la adolescencia. En esa etapa de la vida en la que estamos hechos de proyectos y sueños, quizá inalcanzables, pero aún posibles ante nuestros ojos.


Algunas de las escenas de la película.
Harold Beecham, me enamoraste pero...
Esa es la lucha que Miles Franklin traza en "Mi impresionante carrera", la suya propia encarnada en un personaje femenino fuerte y decidido, dispuesto a emprender su propio camino, por muy numerosos que sean los obstáculos que tenga delante.
No se que pensareis vosotros si la conocéis, pero yo he admirado profundamente a Sybylla y he sufrido enormemente con su frustración. ¿Hay algo peor que no ver cumplidas tus aspiraciones, no por tu falta de méritos, sino por las limitaciones sexistas o económicas?

Hoy (o al menos por el momento) podemos decidir que queremos para nuestro futuro. Pero para una mujer de principios de siglo XX como Sybylla, querer hacer carrera fuera del matrimonio, significaba romper definitivamente con la sociedad y pasar al lado de los  outsiders.
Consciente de su carácter "extravagante", Sybylla se pregunta una y otra vez "¿por qué no puedo contentarme con un vestido nuevo, las labores domésticas y un picnic de vez en cuando para satisfacer mi espíritu?"
Envidia la ignorancia satisfecha de los que la rodean, que viven para trabajar y dormir sin cuestionarse las injusticias que les oprimen. Pero no puede evitarlo, su destino es cuestionarlo todo, incluso lo que el mundo espera de ella:

"Me gané la reputación de ser inteligente y eso si que es mucho peor que ser fea. ¡Oh chicas, chicas! Aquellas de vosotras que tengáis corazón y queráis ser felices, con un hogar y con un marido, no permitáis jamas que os tachen de inteligentes. Eso os sacaría del mercado matrimonial con la misma rapidez de si corriese el rumor de que habeis contraído la lepra".

Veréis que a veces exaspera con su inconstancia, con sus cambios de humor y sus caprichos, pero yo he sido indulgente porque... ¡narices! apenas es una adolescente buscando a trompicones su destino. 

He leído esta novela deleitándome en cada una de sus páginas. Se que he hablado sin cesar de Sybylla y es que este es básicamente el relato de su emancipación; pero la novela tiene mucho más que ofrecernos: una crítica social escueta pero oportunamente esbozada, una bonita historia de amor (con final inesperado incluido) y un momento de evasión en un país salvaje y hermoso

Retratos de miles Franklin cuando tenía la misma edad que
Sybylla, su heroína. 
Si queréis conocer a una mujer excepcional y al grupo de jackeroos, hombres y mujeres fuertes que la acompañan; si no temeis vivir durante unos días bajo el asfixiante calor australiano, codeandoos con réptiles, koalas y ornitorrincos, entonces os invito a leer de inmediato "Mi impresionante carrera"
No es un coup de coeur, pero se acerca peligrosamente :)

He visto que existe una adaptación al cine de la novela con el mismo título, pero me he vuelto loca buscándola y no he podido encontrarla. Aquí os dejo unos fragmentos, pero: ¡ATENCIÓN! Os recomiendo ver solo los dos primeros. No veáis el último si tenéis pensado leer la novela. Por favor ¡NO LO HAGAIS! 

Un beso grande y muy felices lecturas a todos.

PD. "Mi impresionante carrera" será publicada en castellano en la colección Rara Avis de Alba.

miércoles, 5 de marzo de 2014

IMM 9, adelanto de primavera.

Sonreíd que es la foto de familia :)
¡Nuevo mes y nuevos recién llegados! 
Febrero ha sido un mes de buena caza libresca y ahora solo queda esperar que marzo resulte un buen mes de lecturas. Los libros que os traigo hoy llevaban bastante tiempo en mi lista de deseos, por eso verlos ahí todos juntos me llena de expectación. Crucemos los dedos y que sean tan exquisitos como prometen. 

Mi impresionante carrera de Miles Franklin es uno de los grandes clásicos australianos. Fue publicado en 1901 y desde entonces nunca ha dejado de editarse.
A estas horas ya lo he leído, bueno mejor decir devorado y me ha cautivado por completo. No voy a daros más datos por que os hablaré de él este fin de semana. 
Pero os adelanto una buenísima noticia;  Alba va a publicarlo en castellano a finales de mes y con él, la colección Rara Avis sigue sumando maravillas.

Los Buddenbrook de Thomas Mann. No puedo evitarlo es oír sagas familiares y siglo XIX y perder la cabeza. Mientras buscaba títulos para mi Century of books llegué hasta los Buddenbrook y en seguida me entraron unas ganas irrefrenables de leerlo. Es cierto que voy con algo de miedo  por que Mann me dejó patidifusa con "La montaña mágica"(creo que empecé a leerlo tropecientas veces antes de conseguir terminarlo). 
Pero la trama es perfecta y creo que me va a dar muchas alegrías. Ambientada en una ciudad del norte de Alemania, los Budenbrook es una saga familiar, retrato de la burguesía alemana del siglo XIX. Imposible no pensar en los Forsyte al comprar esta novela. Nunca conseguiré sacarlos de mi mente :)
Nota: Editoriales españolas ¡publicad a los Forsyte en castellano por favor!

Este es el retrato que Branwell pintó de
hermanas. Él también se incluyó en la
imagen, eliminándose después.

El mundo infernal de Branwell Brontë  de Daphne Du Maurier. Con esta biografía novelada he vuelto a coincidir con Winnifred en elección de lecturas. Esta vez toca conocer un poco más a los Brontë; en particular a la oveja negra de la familia, Branwell.
No se como de familiarizados estáis con los habitantes del Parsonage de Haworth (sin duda si queréis conocer miles de datos os invito a visitar el blog de Cristina en su etiqueta Brontë, es una delicia leerla), pero para mi fue una sorpresa descubrir que las hermanas Brontë también tuvieron un hermano. Este, al igual que ellas, luchó por hacerse un hueco en el mundo literario pero nunca lo consiguió. La historia de Branwell es oscura y trágica y ¿quién mejor que Daphne Du Maurier para hablarnos sobre ella?

The love-charm of bombs de Lara Feigel. Otro del montoncito que también he leído ya. Iba con muchísimas expectativas y lamentablemente esta vez no se han cumplido al completo. Feigel intenta esbozar en este ensayo, las vivencias de cinco escritores que sufrieron, amaron y participaron en la defensa de Londres durante el terrible Blitz
Lo mejor sin duda ha sido conocer un poquito más a Elizabeth Bowen, una de las escritoras retratadas en el libro y sobre todo descubrir a Rose Macaulay. Las partes que hablan sobre ella han sido las mejores del libro. Os hablaré un poquito más sobre él la semana que viene.

Inocencia de Penelope Fitzgerald. Llega el momento de seguir conociendo a Fitzgerald. Hasta el momento solo he leído "La librería" y gracias a Impedimenta ya tengo mucho más material de la autora para elegir. En este caso me he inclinado por "Inocencia": una joven, Florencia, un encuentro y una historia de amor poco convencional. Adjudicado.

An old-fashioned girl de Louisa May Alcott. Ya sabéis lo mucho que significa Mujercitas para mi. Una de esas lecturas que me han acompañado desde la adolescencia. Pero me he dado cuenta de que no he vuelto a leer ningún otro trabajo de Alcott. 
Para ponerle remedio me he hecho con "An old-fashioned girl". Su protagonista Polly Milton es una chica de campo que llega a la ciudad para vivir con unos primos acomodados. Polly no va a la moda, ni entiende de teatro y etiquetas, pero ese mundo nuevo al que ha llegado va a fascinarla como a cualquier otra joven de su edad. ¿Podrá permanecer fiel a si misma, a sus valores y al mismo tiempo encontrar su lugar en la alta sociedad?
Trama fresca y ligera para una lectura agradable.

Dando buena cuenta de mi precioso
regalo. 
El aviador inglés de H. E Bates. Esta si que no voy a tardar nada en hincarle el diente. Un avión inglés sobrevuela la Francia ocupada, cuando una avería obliga a su tripulación a aterrizar en medio del campo. Allí serán recogidos por una familia de campesinos franceses. 
Juntos, vivirán las privaciones y el dolor de la guerra, hasta el momento en que deciden tentar su suerte y viajar a Marsella para escapar del país.
Valor y esperanza en la Francia de la Ocupación. Francamente prometedor.

Y hasta aquí los recién llegados. Espero haberos dado algunas pistas de lectura e intentaré convenceros del todo con las reseñas :)
Feliz miércoles a todos y como siempre muy felices lecturas.

PD. Estefanía miles y miles de gracias por la libreta de stickers. No podría haber recibido mejor regalo y ya ves como le estoy dando un buen uso :) Un besito enorme, disfruta de tu viaje y en nada nos vemos.